Camino de la recuperación total

18 May

Mi enfermedad avanza, y no quiere decir que lo haga con merma de mi bienestar, evoluciono con ella, aprendo cada día de sus embestidas y la someto mediante sutiles gestos de dominio. Es una guerra ofensiva, voy al abordaje de una remisión total. Todo empezó con una afrenta hacia mi penúltima psiquiatra –curiosamente todas han sido mujeres–, a la que planté unos argumentos hostiles pero sólidos, mi estabilidad estaba en juego y en aquel momento se sostenía con pinzas, las crisis maníacas eran cada vez más numerosas y frecuentes, mi vida parecía un tiovivo revolucionado.

Busqué un especialista, un buen especialista. No tuvo necesidad de realizar visitación preliminar para valorarme, confirmó mi diagnóstico y en la primera visita ya ajustó mi medicación al alza. En posteriores visitas, ha ido reajustando aún más las dosis, también con la inclusión de nuevos medicamentos, siempre bajo la luz que arrojan mis análisis clínicos y litemias. Ese nuevo medicamento era la quetiapina –del cual ya he hablado en alguna otra entrada–, antipsicótico atípico que se puede utilizar como refuerzo de los estabilizadores, no solo como retenedor de la hipomanía.

Así, mi cóctel químico tiene como premisa principal la estabilización, no con un enfoque tan reactivo como el que tenía anteriormente, un frágil tratamiento que sólo llegaba a arañar la superfície, prescribiendo siempre a posteriori de las crisis, alternando antidepresivos y antipsicóticos, jugando a lanzarme de un polo a otro, con una palmaria dependencia de los hipnóticos. Ahora sin embargo, la paulatina retirada de las benzodiacepinas está siendo muy satisfactoria y, lo más importante, inscrita en un proceso totalmente espontáneo.

Actualmente esas son mis armas para manejarme por la vida: una actitud segura y una convicción plena en los pasos que últimamente doy, confío plenamente en los medicamentos. Confío en los medicamentos, no así en las personas. He perdido ese natural apego por el prójimo, con esa generosidad incuestionable y entregada que me caracterizaba. Me hago mayor de manos de mi trastorno. Mi bipolaridad ha nacido en plena pubertad, con dieciséis años y ahora, en plena cumbre de la adultez, es cuando experimento la remisión.

Entre adultos el juego de la comunicación se vuelve más difícil. Mi estado mental es una etiqueta difícil de explicar, irremediablemente me condiciona, aunque haya compensado más de mil veces mi deterioro cognitivo. Entre otras cosas, mi capacidad de socialización ha quedado intacta, además me rodea un maravilloso halo que la gente no llega a comprender a primera vista, que les sorprende, fruto de un proceso de recuperación estricto y aséptico. Me siento renovado por dentro y por fuera, algo difícil de medir, pero que los sentimientos sí pueden ponderar. Que estoy totalmente recuperado es un hecho. Sin embargo debo prepararme para superar cierto retraimiento social, romper definitivamente el estigma que me persigue.

Últimamente vivo la vida con entusiasmo, con un espíritu jubiloso me enfrento a un panorama bastante gris, pues mis posibildades de tener una vida independiente se han reducido a merced de una recuperación que ha exigido mi enfermedad, apartándome parcialmente de todos y de todo (trabajo, estudios, amigos, obligaciones, etc,), exceptuando la familia más cercana: mis padres y mi hermano.

Pero sin embargo, es cuestión de tiempo. Todo tenemos un cauce reservado por el que discurrir, a pesar de haber nadado contracorriente en muchos otros afluentes con anterioridad. Es hora de convertir mi mente en un templo improfanable. Emprender camino hacia la recuperación de un guerrero exige descanso, reflexión y rearme, el tridente de una voluntad de acero que no tiene sus miras en los enemigos cercanos si no que piensa en conquistar el horizonte.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: